La Cámara Criminal declaró nulo la Defensa de un menor imputado de homicidio y obliga a reformularlo

El tribunal de juicio está presidido por el juez Marcelo Chironi y su integración se completa con los vocales Guillermo Bustamante y Ariel Gallinger.

Comentar

La Sala “B” de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió declarar la nulidad de los alegatos de la Defensa de un menor, imputado en el caso homicidio de Juan Carlos Arias, por considerar que no cumplen con los estándares de eficacia requeridos en un proceso judicial. De esta forma, la Defensa del menor deberá reelaborar su argumentación y exponerla nuevamente.


Para la presentación de los alegatos, la Cámara resolvió reabrir el debate. El mismo se llevará a cabo el día 24 de mayo a las 11.30. En esta una nueva audiencia la Defensa “deberá dar acabado cumplimiento a los señalamientos de la presente resolución, garantizando el derecho a la efectiva defensa de su pupilo”.

La Cámara explicó que “el deber del defensor de contestar la acusación fiscal, entendemos resulta prácticamente irrenunciable a menos, claro está, que su accionar (o en este caso la falta de argumentación) fuera una estrategia tendiente a garantizar un mejor resultado”.


En este caso “la acusación ha sindicado al imputado como coautor de homicidio agravado, y nada ha dicho la defensa en relación a esa acusación, ni ha cuestionado la prueba de mérito del fiscal, ni se ha pronunciado por la favorable a su defendido (…) Tan huérfanas de motivación han sido las alegaciones, que ni siquiera solicitaron la absolución de su defendido”.


Luego, añade que “la actividad ha sido nula en tanto se advierte que no existe correspondencia entre lo alegado por las letradas, respecto de la acusación fiscal y la prueba producida”.


Más adelante, la Cámara explicó la obligación que le cabe de intervenir a los fines de garantizar el derecho de defensa: “cuando como en el caso se advierte una inacción por parte de la defensa que pone en riesgo aquellos principios y vulnera el derecho a una defensa eficaz del imputado, sobre todo ante tamaña acusación, resulta adecuada la intervención del tribunal a los fines de garantizar una de las formas sustanciales del proceso (la más sustancial para los intereses del imputado), como lo es el de la defensa”.


“Entendemos apropiado el excepcional remedio procesal de la nulidad, a los efectos de que la defensa del imputado prepare adecuadamente el caso y formule los pertinentes alegatos, a fin de asegurar el cumplimiento de las normas internacionales, nacionales y provinciales en materia procesal”, finaliza.

También te puede interesar...