Multitudinaria y pacífica fue la marcha antinuclear del #9A

Comentar
Una multitud se congregó esta tarde en la plaza Alsina para manifestarse en contra de la instalación de una planta nuclear en Río Negro. El reclamo por la negativa al proyecto nuclear se hizo extensivo a la región Patagónica y al país. 
Según las estimaciones más optimistas, alrededor de 2500 personas se acercaron a las afueras de la Catedral para participar activamente de la jornada que había sido anunciada hace poco más de dos meses, cuando cobrará forma la posibilidad que sea Viedma la sede del emprendimiento nuclear. 
La marcha comenzó con varias intervenciones artísticas, en las que sus participantes, daban cuenta en silencio de la peligrosidad que podría significar a su entender, el uso de la energía a base de la fisión de átomos que pretendía generarse en la costa Atlántica, con el uso del agua marina para el enfriamiento de los reactores. 
La mayoría de las pancartas observadas respondían a lema general de la convocatoria, es decir, el rechazo a la política nuclear. 
Pocos fueron los dirigentes políticos que se observaron, y aquellos que asistieron, lo hicieron en carácter personal, y no en nombre de su representación política. 
La marcha inició en la calle Garrone, pasando enfrente de las oficinas de la secretaría de Minería del Gobierno de la Provincia de Río Negro. Continuó hasta la avenida 25 de Mayo, donde viró a la izquierda para realizar una de las primeras intervenciones artísticas, frente a la Residencia de los Gobernadores. 
Continuó hasta la calle Laprida, pasando en frente del Poder Judicial. 
Después continuó hasta la intersección con calle Belgrano pasando por la Casa de Gobierno. 
La manifestación de alrededor de cinco cuadras, abrazó la plaza San Martín. 
De ahí, los manifestantes se dirigieron hacia el centro de la plaza para continuar con las acciones anunciadas. 
Después, el paso fue por la Legislatura para finalizar en el mismo lugar donde arrancaron, las escalinatas de la Catedral. 
Allí se escucharon las últimas declaraciones, que incluyeron la posibilidad de manifestarse otra vez y de forma contundente en la localidad de Sierra Grande. 
Esta posibilidad cobró forma tras conocerse declaraciones del gobernador Alberto Weretilneck, de impulsar el emprendimiento nuclear ahora en la localidad serrana donde estimaciones extraoficiales dan cuenta de un apoyo mayoritario de sus ciudadanos, a diferencia de lo ocurrido en la capital provincial donde el rechazo fue evidente, y obligó al mandatario a rehusar toda posibilidad de avanzar con el emprendimiento. 
Ese rechazo cobro evidencia otra vez con la manifestación.
Cabe destacar que la marcha fue absolutamente pacífica, que los grafitis fueron impresos de manera horizontal en calles y veredas, y qué ningún edificio público fue alterado. 
De destacar también fue el operativo de seguridad. Los agentes de la policía que resguardaba los distintos edificios públicos permanecieron dentro.

También te puede interesar...