Debate servido por el proyecto que busca sancionar la venta clandestina de alcohol

La concejal de la UCR Genoveva Molinari cuestionó la postura del FPV y del PS respecto a la iniciativa.

Comentar
La concejal de la UCR Genoveva Molinari cuestionó la postura que tomaron los bloques del FPV y el Partido Socialista que solicitaron que se vuelva a comisiones el proyecto de ordenanza que busca que todos los locales comerciales que vendan bebidas alcohólicas en envases cerrados sólo abran sus puertas de 8 a 24, además de endurecen notablemente las sanciones tanto para los comercios infractores como para las personas que sean detectadas ejerciendo la venta clandestina. 

"El FPV decidió no acompañar el proyecto junto con la concejal del Socialismo, esperemos que esto no sea porque defienden algunos intereses que están vinculados con la venta clandestina porque sabemos que este proyecto está tocando muchos intereses y entre ellos están los negocios de venta clandestina que estamos incorporando para que la municipalidad pueda tener injerencia, algo que hasta ahora no la tenía y a partir que entró esta cuestión empezaron a dudar", manifestó Molinari en declaraciones a Radio VYP. 

La edil radical detalló que su bancada decidió "retirarlo del temario para enriquecerlo". Sobre la postura del FPV y el PS consideró que "estaban preocupados por los empleos, pero nosotros entendemos que esto no es así que no toca ningún empleo porque que no son muchos negocios, que es uno nomás el que está habilitado y tienen sus puertas abiertas después de las 12 de la noche y vende alcohol".

Molinari confirmó que tenía previsto reunirse con "empleados de comercio y con algunos comerciantes por este tema porque obviamente nos interesa enriquecer el proyecto". Y remarcó que "nuestro interés acá es regular la venta clandestina de alcohol que es algo que está sucediendo y en muchos barrios y que diferentes vecinos y juntas vecinales han hecho el reclamo, los mismos choferes de taxis nos pidieron que regulemos esto también porque la venta clandestina y el consumo excesivo de alcohol produce hechos vandálicos y hasta violentos y los hemos sufrido en nuestra comarca".

Molinari resaltó la necesidad de legislar en la materia y recordó que actualmente "hay un decreto del año 98 que establece multas muy bajas, de 1.500 pesos" y argumentó que  "hoy al negocio le conviene pagar la multa y seguir vendiendo porque ganan mucha más plata vendiendo alcohol después de las 12 de la noche que cerrando". Actualmente el tema está regulado a través del decreto municipal 4 de 1998 que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en envases cerrados para consumos fuera de los locales entre las 0 y las 7. La nueva propuesta apunta a modificar el horario, extendiendo la veda hasta las 8 y aumentar el peso de las sanciones y montos de las multas a los que infringan la normativa. Se busca puntualmente establecer multas de 30 mil pesos a los comerciantes que sean detectados por los inspectores municipales comercializando bebidas alcohólicas fuera del horario estipulado, además de ser pasibles de clausuras por el término de hasta 30 días corridos. En caso de reincidencias se irán duplicando las multas y los plazos de clausura, e incluso se impulsa inhabilitaciones por el plazo de dos para obtener cualquier tipo de habilitación comercial. La iniciativa también apunta a los vendedores clandestinos de bebidas alcohólicas, estableciendo multas de 30 mil pesos para el titular registral o ocupante del inmueble en el que se dé esta situación. Además habilita al municipio a arbitrar todos los medios necesarios para hacer cesar el expendio de bebidas alcohólicas en forma clandestina.

En los considerandos del proyecto se enumeró que el consumo de alcohol es un factor causal de más de 200 enfermedades y transtornos, y agrega la posibilidad de sufrir lesiones por el consumo excesivo, entre ellas las producidas por accidentes de tránsito, en referencia a los conductores alcoholizados, además de vincularlo a actos de violencia y suicidios. Y citando estadísticas elaboradas por la Organización Panamericana de la Salud detalló que la Argentina como el segundo país en el más alcohol se consume por persona en Latinoamérica, con un promedio de 16 litros de alcohol puro por bebedor al año. Además señala que es el responsable del 5,6 por ciento de todos los decesos y que unos 320 mil jóvenes de entre 15 y 29 mueren en la región por causas relacionadas al abuso de alcohol.







También te puede interesar...