Sin respuestas para los reclamos de la "familia policial"

No fueron atendidos por funcionarios del Poder Ejecutivo y en la Jefatura sólo pudieron tomar contacto con la responsable de Recursos Humanos.

Comentar
Sin ninguna respuesta concreta terminaron la jornada los familiares de policías que por segunda ocasión en la semana se movilizaron hoy hasta la Casa de Gobierno y la Jefatura de la Policía de Río Negro para buscar interlocutores válidos ante los cuáles plantear sus reclamos por la reducción de la jornada laboral y un aumento salarial, entre otras reivindicaciones.

Cerca de las 11 de la mañana cuando ya se había cumplido el plazo de 48 horas que habían fijado en los petitorios entregados el martes en el despacho del gobernador Alberto Weretilneck y en el del Jefe de Policía Daniel Jara, se presentaron para ser atendidos.

El Casa de Gobierno les informaron que el gobernador no los iba a poder atender por no encontrarse en la ciudad, pero tampoco les brindaron una fecha para una posible audiencia, lo que generó molestias entre los impulsores del reclamo.

Luego se movilizaron hasta la sede de la Jefatura de Policía, donde la escena y las excusas para no ser atendidos por Jara fueron las mismas. Igualmente un grupo logró ser atendido por una responsable de Recursos Humanos de la fuerza, que sólo se limitó a escuchar los planteos y confirmar que la plana mayor ya había recibido el petitorio. Además se informó a los familiares que se los convocaría oportunamente, cuando la Jefatura tuviera una respuesta para darles.

Esto no conformó a los familiares de los uniformados, quienes volvieron a cuestionar la sobrecarga horaria que sufren los efectivos y en el impacto que esto tiene en sus salud física y emocional, además de la incidencias negativas que les acarrea en la vida personal y familiar.

Además se denunció que desde la cúpula de la fuerza se dispuso la realización de traslados compulsivos de al menos tres efectivos, cuyos familiares estarían participando de estos reclamos. Incluso en un caso en el que habría filtrado un audio de whatsapp de uniformado alentando el reclamo se le habría iniciado un sumario por inconducta.

Maira, una de las mujeres que participa del reclamo y se ha convertido en una de las voceras, denunció que incluso desde la Regional Primera de Policía se ordenó tomar fotografías de la vivienda del efectivo sumariado y de todas las personas que allí ingresen. Incluso deslizó su firme sospecha de que está siendo perseguida por personal policial como una forma de amedrantamiento para desalentar el reclamo.

Igualmente las mujeres y familiares de los policías adelantaron que no podrán fin a sus pedidos hasta que obtengan una respuesta de los funcionarios provinciales y de los mandos policiales y adelantaron la posible convocatoria a una sentada en un lugar público, como un modo de protesta pacífica y para visibilizar la problemática que sufren los uniformados rionegrinos. 

También te puede interesar...