La inseguridad jaquea a los productores de la región

La Sociedad Rural reclamó medidas concretas a la Policía y al ministerio de Seguridad.

Comentar
Dirigentes de la Sociedad Rural, haciéndose eco de los reclamos de los productores de región, decidieron elevar una nota a las autoridades de la Policía de Río Negro y del Ministerio de Seguridad, para reclamar que se tomen medidas concretas que permitan poner un freno a los repetidos hechos de inseguridad y de robo de ganado, que está sufriendo el sector.

La presidenta de la Sociedad Rural de Viedma, Juliana Bugiolacchi, confirmó que los delitos contra productores, especialmente los relacionados con el robo de ganado, siguen sin freno en la región y confirmó la presentación de una nota exigiendo a los mandos policiales y a los funcionarios provinciales el regreso de la Brigada Rural a El Cóndor y al destacamento de La Cuchilla, además de que se monten controles en los pasos habituales de los delincuentes que se dedican al abigeato.

El reclamo tomó nuevamente fuerza, luego de que los productores manifestaran su preocupación por los repetidos hechos de inseguridad y no se materializaran los comprimisos asumidos por las autoridades policiales, judiciales y municipales que se reunieron por este mismo esta a fines de mayor, a pedido de la Sociedad Rural. 

En esa oportunidad, las autoridades habían comprometido la puesta en marcha de nuevos puestos de control, situación que, en la práctica, no se cumplió. También se señalá como un grave problema la falta de recurso humano, equipamiento y vehículos, que existe para la realización de tareas de prevención y seguridad en el área rural

"Hay productores que se niegan a perder tiempo denunciando porque no tienen respuestas", expresó la titular de la Sociedad Rural de Viedma y remarcó que "la inseguridad hace que uno este sobresaltado todo el tiempo y no es forma de vivir".

Uno de los casos que evidencia la gravedad de la situación es de la productora Virginia Melin, quien en lo que va del año sufrió el robo de nueve vacunos y un potrillo que fueron faenados y despostados en su campo, a pocos metros de la vivienda en la que reside con su familia. 

A pesar de las múltiples denuncias realizadas, Melin espresó: "La justicia no me escucha" y remarcó que "la policía no tiene los recursos necesarios", ya que "la zona a patrullar es muy amplia".

La productora detalló que los cuatreros andan armados, matan y faenan a los animales en el lugar y "nos dejan las cabezas, las víceras y las patas, el peso que no es productivo para la venta después".

Los productores también cuestionan que en varios casos en los que se identificó a los autores, rápidamente fueron puestos en libertad y que se cree que son los mismos que vuelven a delinquir. Las coincidencias en los rastros de huellas y vehículos, además del modo característico de faenar a los animales, definen un modus operandi que se repite.

Los cuatreros llegan a través de caminos rurales a los barrios de la ciudad, sorteando todos los controles policiales, para luego vender el botín cárnico en diferentes comercios que lo expenden al público. Los productores temen que la situación lleve a un hecho desgraciado por lo que reclaman la urgente intervención de las autoridades.

También te puede interesar...