Vecinos preocupados por la plaza más antigua de El Cóndor

La obra de la Plaza Balda se inició en abril y arrasó con los elementos icónicos que la identificaban.

Comentar
Un numeroso grupo de vecinos del balneario El Cóndor expresó su preocupación por el estado en el que se encuentra la obra de "refuncionalización" de la histórica Plaza Balda, especialmente porque el proyecto no avanza al ritmo prometido y porque eliminó los árboles, el mástil y la cartelería que la identificaba.

Los vecinos recordaron que se trataba del espacio público más antiguo del balneario y que tradicionalmente era utilizado por los lugareños y visitantes para refugiarse del sol y el viento. Hoy la sombra y el canto de los loros que poblaban la plaza son historia y el nuevo proyecto no termina de tomar forma. 

La marcada preocupación fue expresada esta semana a través de una nota firmada por vecinos dirigida al intendente José Luis Foulkes

"Vecinos de la emblemática Plaza Balda del balneario El Cóndor vivimos con incertidumbre la proximidad de la temporada estival ya que observamos diariamento el poco avance y el abandono generalizado con los trabjos de remodelación que se comprometió a realizar el municipio", señalaron en la carta.

"A pesar de los reiteraddos reclamos y consultas las respuestas sólo sirvieron para generar más incertidumbre y decepción, al ver nuestra plaza destruida y sin un sól arbol hoy a 15 días del inicio de la temporada sólo vemos cemento, tierra y una antena. Los que conocen el lugar saben que era utilizado por mucha gente en busca de reparo del sol y los vientos, pero este verano no será así".

"No se trata sólo del incumplimiento en la ejecución de la obra ya que los plazos están vencidos y la obra no está terminada, sino que observamos que el prpyecto no contempla, ni ha respetado, los aspectos ambientales, culturales e históricos de este espacio público", agregaron.

Sonia Papatico, una de las vecinas detalló que no han sido positivos los cambios efectuados en "la plaza más antigua del balneario" y que tradicionalmente supo ser un espacio de esparcimiento para los veraneantes, ya que está enclavada en el cruce de las calles 40 y 20 Bis a metros de un hotel, de una clásica churrería y una pizzería.

La vecina lamentó la decisión de retirar los árboles del lugar, incluso los que habían sido plantados hace años por los propios vecinos y que se encontraban firmes y saludables. Relató que hoy la plaza no tiene ninguno de los elementos que la caracterizarán, que el mástil y el cartel que la identificaba también fueron retirados y no hay indicios que sean reemplazados. En el lugar además hace algunos meses se instaló una antena de telefonía celular que hasta ahora parece ser el único y dudoso atributo del lugar.

La obra iniciada en abril detalló Papatico, está a cargo de la empresa Decar Servicios y Construcciones, contaba con un presupuesto de 700 mil pesos y los plazos de ejecución están largamente vencidos. La vecina se lamentó que hoy sólo se ve tierra, barro y agua estancada y que no haya ni canteros, ni verde, ni árboles, ni loros.

También te puede interesar...