Descontracturada reunión de Macri con Matzen y Wisky

La reunión fue en Villa La Angostura, se extendió por una hora y media y se tocaron todos los temas.

Comentar
Un reunión distendida y en la que se abordaron todos los temas de actualidad que tienen que ver con la provincia de Río Negro mantuvo ayer en Villa La Angostura el presidente Mauricio Macri con los diputados rionegrinos por Cambiemos Lorena Matzen y Sergio Wisky, de la que también paraticiparon los nequinos David Schlereth y Leandro López Koenig.

La reunión prevista originalmente para las 12, comenzó 12.30 y se extendió hasta las 14. El presidente comenzó el encuentro reapasando lo que había sido su reunión del jueves en el mismo escenario con el gobernador Alberto Weretilneck y pidiendo las impresiones de los parlamentarios rionegrinos sobre la situación de la provincia.

Respecto al tema de la instalación del reactor nuclear chino en inmediaciones de Sierra Grande Macri insistió con su postura firme para que el proyecto, que forma parte de un acuerdo internacional con la República Internacional China. Detalló que el gobernador Alberto Weretilneck confirmó que dejará la cancha libre, argumentando el respeto de las autonomías municipales. El presidente le pidió a los parlamentarios que sigan estudiando el tema, especialmente a Wisky, para analizar diferentes escenarios que permitan que la Justicia deroge la denominada ley antinuclear 5227. Macri no formalizó ningún pedido a sus diputados para que recurran a la vía judicial y resaltó que esas presentaciones deberán ser realizadas por las personas e instituciones directamente afectadas y que sea cual fuera la decisión de la Justicia no quedará otra que acatarla.

Respecto a la situacion de la provincia, consideró "complicado" el presente fiscal y económico y solicitó a Matzen y Wisky que se pongan a disposición del gobernador para colaborar en lo que esté a su alcance. Sobre el Plan Castello se destacaron varias de las obras proyectadas y la importancia en la generación de mano de obra, pero se apuntó a que no se trata de un verdadero plan de desarrollo, sino de "obras sueltas en una mapa", aunque reconocieron como necesarias especialmente desde la visión de los municipios.

En lo estrictamente económico Macri expresó su preocupación por la situación rionegrina y apuntó a las dificultades para hacer frente a la masa salarial que tiene la administración Weretilneck y expuso brevemente su idea de que el gobierno nacional brinde auxilio financiando un programa de retiros voluntarios de empleados provinciales.

En cuanto al tema productivo Macri les confirmó a los diputados que la Nación se hará cargo del proceso de reconversion de la fruticultura. En ese sentido se mostró crítico acerca de "la falta calidad y cantidad", considerando que en la región "no se está haciendo la manzana que mundo está pidiendo", lo que dificulta acceder a mercados internacionales. Si tuvo consideraciones ppositivas para la ganadería, especialmente en Valle Medio, a la que ubicó con buenas perspectivas para llegar a nuevos mercados, como el caso de Japón.

Respecto a la cuestión política también hubo tiempo para repasar la cuestión política desde el punto de vista de Cambiemos, confirmando que el oficialismo nacional llevará candidato a intendente en las elecciones de abril para completar el mandato del renunciado Daniel Fioretti. Varios hombres y mujeres de las fuerzas que conforman el espacio están siendo considerados, pero se descartó la posibilidad de internas y se acordó impulsar al que mejor mida en las encuestas que se realicen entre los reginenses.

A nivel provincial Macri, Wisky y Matzen coincidieron en la continuidad del trabajo para ofrecerse como alternativa de gobierno en la provincia en las elecciones de 2019, en ese camino se confirmó que a lo largo de este año se avanzará en la renovación y regularización de las autoridades del PRO, el ARI y la UCR, con el objetivo de avanzar en la elaboración de un programa de gobierno "para que el cambio también llegue a Río Negro".

También te puede interesar...