Se profundiza el conflicto laboral en el SENASA

ATE inició un acampe y un paro por 96 horas, mientras las autoridades del organismo se mantienen en silencio.

Comentar
"La falta de respuestas por parte de las autoridades nacionales y locales del Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) agudiza el conflicto con los trabajadores" remarcaron hoy desde ATE, desde donde se resolvió iniciar un acampe frente a la oficinas del organismo en Roca y convocó a un nuevo paro total de actividades de 96 horas a partir de mañana. 

El gremio ya lleva seis días ocupando la sede del Centro Regional Patagonia Norte impidiendo el funcionamiento de todas las oficinas y obstaculiza la realización de todas las tramitaciones. 

"La desidia y la irresponsabilidad de los funcionarios del Gobierno atentan contra el funcionamiento de uno de los principales organismos a la hora de garantizar la salud de toda la población. El desfinanciamiento y los despidos son intencionales y persiguen la finalidad de desguazar al SENASA, sin importar los perjuicios y la destrucción de las economías regionales", sentenció Rodolfo Aguiar, titular de ATE y de la CTA Autónoma de Río Negro.

Desde ATE cuestionó "la falta de diálogo y ausencia de los funcionarios locales del organismo" y se remarcó que "a medida que pasan las horas aumentan los riesgos para la salud de toda la población de la Región Patagónica y se incrementan los perjuicios para la producción, fruticultura la ganadería y todas las economías locales". 

"Nosotros no privatizamos, no despedimos trabajadores, ni los mandamos a espiar con las fuerzas represivas del Estado, solamente luchamos por familias enteras que quedaron sin su sustento mensual", sostuvo Rodrigo Vicente, referente de ATE Río Negro. 

"Ampliamos el tiempo de la toma pacifica luego de haber agotado las instancias de diálogo, en todas las reuniones dijeron que era "viable" la reincorporación y hoy llevamos 6 días de protesta. No vamos a parar hasta recuperar los puestos de trabajo, finalizó el dirigente rionegrino.

Para ATE existe una clara intención en el Gobierno Nacional de generar un desfinanciamiento de magnitud en el organismo para justificar su posterior vaciamiento y desguace. El sindicato demanda la urgente reincorporación de los despedidos ilegalmente y que se garantice la continuidad laboral de todo el recurso humano. 

En el caso de Río Negro son 450 los puestos laborales en riesgo. Se trata de empleados administrativos, servicios generales, profesionales, técnicos en sistemas y de control que cumplen funciones en 28 barreras zoofitosanitarias, aeropuertos, puertos, aduanas, frigoríficos, tareas de campo, oficinas y otras dependencias. 

También te puede interesar...