Comenzó el control de un foco de rabia

La enfermedad se transmite entre mamíferos, incluidos los humanos y es letal.

Comentar
Personal del Ministerio de Salud comenzó hace minutos con el operativo de control de un foco de rabia que se descubrió días atrás en un sector del centro de la ciudad luego que un murciélago que fue hallado en la zona dio positivo para el virus de esta enfermedad zoonótica viral, de tipo aguda e infecciosa y que es letal prácticamente en el 100 por ciento de los casos y afecta a todos los mamíferos, incluyendo a mascotas y humanos.

Un equipo de la cartera sanitaria partió hoy rumbo a recorrer un radio de 200 metros en torno al área donde apareció este mamífero volador infectado siguiendo los protocolos establecidos.

Los expertos recorrerán casa por casa el radio comprendido entre las calles Guido, Zatti-Brown, Saavedra y Buenos Aires. Allí vacunarán gratuitamente a todos los perros y gatos y entregarán volantes con información sobre la enfermedad a los vecinos. La visistas se repetirán mañana en los domicilios en los que no se encuentre a sus residentes, aunque en todos los casos se dejará la información y la recomendación de reforzar las dosis de las vacunas a todas las personas que tengan perros y gatos. También deberán hacerlo aquellos que tengan hurones como mascotas, algo muy poco habitual, pero posible.

Mercedes Mora veterinaria e integrante de Unidad Regional de Epidemiología y Salud Ambiental del Ministerio de Salud detalló que el radio esta establecido por los protocolos de actuación en casos de rabia detectada en murciélagos y que si se hubiera tratado de un perro o un gato el radio sería mayor.

La experta detalló que "la rabia no tiene cura" y que "si un animal con rabia muerde a una persona se inicia un tratamiento post exposición, en el que hay diferentes protocolos en los que se vacuna a la persona durante varios días, hasta que se hace la observación antirrábica del animal, si el animal da positivo se termina con el protocolo, si da negativo se deja de vacunar". 

Remarcó que "la persona en el momento de la mordedura tiene que asistir al centro de salud o al Hospital para que el médico evalúe cómo es la situación". Y detalló que "si es un animal silvestre, un murciélago o un animal callejero se siguen estos protocolos" y que "
si es un animal que se puede identificar y analizar se le hacen los estudios para confirmar o descartar la presencia de rabia".

"Una vez que te contagias la rabia, la situación es que indefectiblemente viene la muerte, hay unos protocolos que se hicieron en 10 personas en el mundo que se salvaron, pero que quedaron con secuelas neurológicas", señaló. 

La veterinaria explicó que cuando una mascota es infectada por el virus se ven "cambios en el comportamiento, evaden la luz, dejan de comer, se esconden, después se muestran furiosos, si son perros o gatos van a atacar, rasguñar, morder, van a caminar desorientados y correr mordiendo todo lo que se cruce".

"En el caso de los murciélagos les produce la parálisis alar y caen al piso, el problemas es que se mueven en el piso entonces muchos animales, como perros y gatos al jugar con ellos los muerden y se contagian la rabia, el virus está en la saliva del animal, cuando muerden se inoculan la saliva y ahí se transmite el virus", explicó. 

También te puede interesar...