Sin apoyo cerró el albergue de la Catedral de Viedma

Comentar
Ante la falta de respaldos del estado nacional y provincial cerró sus puertas el albergue de la Catedral de Viedma que desde hacía dos años cobijaba a personas en situación de calle. Por esta situación unas 10 personas se encuentran literalmente viviendo con lo puesto en los bancos de la Plaza Alsina.

El Padre Luis García confirmó que tomó la decisión de cerrar las puertas del albergue ante la falta de respaldo de las autoridades nacionales y provinciales y ante varios hechos violentos que tuvieron como protagonistas a las personas que se alojaban allí.  El lugar daba cobijo a unas 23 personas en situación de calle. 

El albergue había sido puesto en marcha en la catedral capitalina en el marco de un convenio suscripto entre la Parroquia La Mercerd, el Municipio de Viedma, el Ministerio de Desarrollo Social, el Hospital Zatti y su cooperadora, con el objetivo de resolver el problema de las personas sin hogar que cada noche pernoctaban en la sala de espera de la Guardia del Hospital, lo que generaba inconvenientes entre estas personas, trabajadores hospitalarios y pacientes.

Durante dos años el albergue se mantuvo funcionando a pesar de los incumplimientas y de la falta de acompañamiento del estado provincial y nacional, pero el pasado viernes ante un nuevo hecho de violencia entre dos de las personas que se encontraban alojadas allí, el Padre Luis tomó la determinación de cortar por lo sano y cerrar las puertas del establecimiento hasta tanto la provincia aporte los fondos necesarios para contar con dos operadores y una persona de limpieza.

Mientras tanto 10 de los habituales usuarios del albergue se instalaron en la Plaza Alsina con sus pocas pertenencias, durmiendo a la intemperie tapados con frazadas. Anoche ante el temporal de viento y lluvia se trasladaron a la puerta de la Catedral, mosntrando un postal de marginación y desamparo que uno suele asociar a las grandes ciudades.

De contar con el respaldo necesario de parte de las autoridades el Padre Luis confirmó que el albergue establecería una nueva metodología. Abriría sus puertas a las 21 para recibir a quienes lo necesiten, brindarles baños, comida y cama, para que al día siguiente a las 8 se retiren con sus pertenencias a trabajar y cumplir con sus obligaciones.

Referentes de distintos partidos expresaron su preocupación por esta situación y cuestionaron que la provincia destine millonarios recursos a otras cuestiones, como en el caso del TC, y que retacee fondos para atender cuestiones sociales como esta.

También te puede interesar...