"Era un líquido negro con olor a podrido"

Carlos Rasquela es el vecino que documentó el vertido de efluentes cloacales al río Negro, hoy se presentó en Tribunales.

Comentar
Carlos Rasquela, el vecino de Viedma que el sábado documentó el vertido de líquidos cloacales sobre el río Negro se presentó esta mañana ante la Justicia Federal, junto al legislador Nicolás Rochas y la concejal Evelyn Rousiot (FPV), para realizar un ampliación en el marco del amparo ambiental presentado por ciudadanos para velar por la salud del cauce.

Relató que el sábado paseaba con sus perros por la Costanera de Viedma, cuando escuchó el ruido de un equipo de bombeo y cómo durante un lapso de entre 10 y 20 minutos una importante cañería vertía miles de litros de un líquido negro con aroma putrefacto en la intersección de Bulevar Ituizango y Costanera.

Reveló que el hecho le generó "impotencia y bronca" y detalló que vio el "líquido negro que largaba olor a podrido" y que "formó una mancha negra que parecía petroleo de 20 metros de ancho". Rasquela detalló que pudo documentar la situación con el teléfono de un amigo con fotos que luego compartió a  través de su perfil de Facebook y hoy decidió llevar ese material a la Justicia.

"Todos los días hablamos de que lindo río que tenemos y siguen tirando líquidos así de esta manera", acotó indignado Rasquela.

Por su parte el legislador Rochas, uno de los impulsores del recurso de amparo recordó que causa que ya lleva más de un año de tramitación y tuvo una "sentencia que fue bisagra respecto de la salud del río y el cuidado ambiental, imponiéndole al gobierno de Río Negro y de la provincia de Buenos Aires un conjuntos de acciones concretas, tendientes a sanear y poder cuidar sobre todo la salud del río". 

"Este fallo imponía la necesidad de que las empresas de aguas, Aguas Rionegrinas, en el caso de nuestra provincia llevara adelante acciones respecto de la reparación de estos desbordes cloacales que se dan de manera crónica y habitual en diferentes sectores de la localidad de Viedma y que generan no solamente molestias, sino un pasivo ambiental que va a ser de muy difícil remediación y que expone principalmente a los niños y a los vecinos que utilizan fundamentalmente el río de modo recreacional a peligros en su propia salud e integridad física de los habitantes", sintetizó Rochas. 

"Esto se agrava mucho más con un episodio que fue este fin de semana, donde un vecino de nuestra localidad vio y reflejó este hecho en las redes sociales, poder documentar y tomar fotografías de ello y tenerlo aquí acompañarlo", agregó el amparista al ingresar a los Tribunales Federales a realizar la presentación.

Para Rochas "se acredita una violación flagrante a estas disposiciones que se encuentran en un fallo judicial que a esta instancia ya está firme, y que Aguas Rionegrinas tiene la obligación que en caso de haber un desperfecto de avisar, a las autoridades municipales, a la sociedad toda, porque nos expone a un riesgo ambiental y en la salud de los habitantes de modo absolutamente irresponsable y esto linda con lo que es un delito ambiental". 

"Por eso vinimos de manera inmediata a traer las pruebas como lo hicimos siempre y a ponernos a disposición de la jueza para ampliar los fundamentos de la presentación inicial y para ir detectando, que para eso sirve el amparo, las distintas irregularidades en que ambos organismos de Río Negro y la provincia de Buenos Aires han quedado comprometidos en el marco de la setencia que hemos logrado con todos los vecinos", cerró Rochas.

También te puede interesar...