Fraschina desmenuzó el Plan Económico de Macri

Comentar
El economista Santiago Fraschina analizó anoche en Viedma los diferentes componentes del Plan Económico del gobierno que encabeza Mauricio Macri y dio a entender que la inflación, la devaluación y la desocupación que vienen in crescendo no son factores no deseados, sino políticas buscadas para abaratar salarios, reducir el consumo interno y favorecer a los sectores económicos concentrados. Marcó las coincidencias de las políticas del gobierno macrista con el modelo agroexportador del siglo 19 y con el plan económico de la última dictadura militar delineado por el entonces ministro José Alfredo Martínez de Hoz.

La exposición de Fraschina, quien llegó a Viedma invitado por la concejal del FPV Evelyn Rousiot, se realizó un salón de SITRAJUR atiborrado de público entre los que estuvieron dirigentes políticos de diferentes partidos, referentes sindicales, de organizaciones de derechos humanos, militantes, trabajadores y vecinos.  

El experto inició su disertación recordando "que antes de asumir Macri había anunciado que no había que preocuparse por la inflación ya que decía que era lo más fácil de solucionar" y desbarantando sus dichos de campaña recordó que "hoy se conocieron los datos oficiales de la inflación de abril que fue del 2,7 por ciento y que llevan la inflación acumulada en los dos años y fracción del gobierno macrista al 100 por ciento". 

"Para los cuatro años del macrismo íbamos a tener una inflación acumulada del 74 por ciento, ya con el dato de hoy llegamos al 100 por ciento de inflación, en la mitad de la gestión de Macri ya tenemos más inflación de lo que ellos prometieron para toda la gestión", detalló Fraschina y estimó que la inflación total del 2018 va a rondar entre el 30 y el 35 por ciento. 

Abordó además el tema de los tarifazos y detalló que en estos dos años en promedio los servicios básicos se incrementaron en el caso de la electricidad un 1490 por ciento, del gas un 1297 por ciento y del agua un 664 por ciento. También criticó la eliminación de los subsidios en las tarifas y recordó que todos los países desarrollados los aplican para potenciar a diferentes sectores de sus economías e incrementar el poder de consumo de su población. 

Puso especial énfasis en el impacto de los tarifazos en la industria y el comercio, que inmediatamente para sostenerse los trasladan a los precios y el consumidor lo termina pagando dos veces. Y ató este tema a la eliminación de retenciones e impuestos a los sectores agroexportadores, para lo que se avanzó en la estigmatización de las políticas de subsidios del gobierno anterior. 

Resumió la recenta macrista en "una política de redistribución del ingreso de la población a los grandes grupos económicos que aumentan notablemente su tasa de rentabilidad a costa del resto de la población. Una política de transferencia de ingresos en poco tiempo la tuvimos con Martínez de Hoz en el 76, ni siquiera en la década del 90 tuvimos una transferencia tan rápida y profunda".

Apuntó también a la decisión de Macri de favorecer el mercado externo en detrimento del interno y explicó que el presidente con su idea fuerza de convertir a la Argentina en el supermercado del mundo replica el modelo agroexportador del siglo 19 para producir alimento barato para exportar a los países desarrollados, privilegiando el consumo externo sobre el interno.
 
"Necesitan pulverizar el mercado interno y lo están logrando", consideró el economista, que recalcó que "el objetivo para ellos no es bajar la inflación, es sostenerla para pulverizar el salario real de los argentinos, para que consumamos menos e ir a construir ese famoso modelo agroexportador". 

"En este contexto el aumento de la desocupación es un objetivo buscado, el gobierno de Macri necesita aumentar la tasa de desocupación a dos dígitos para disciplinar a la clase obrera, en un contexto de desocupación del 15 por ciento los sindicatos no discuten más paritarias discuten empleo. El gobierno de Macri necesita la cola de desocupados en las grandes empresas para que el poder de negociación lo tengan las empresas y no la clase trabajadora", graficó Fraschina. 

"Necesitan que el mercado interno argentino sea lo más bajo posible, entonces necesitan bajar empleo, salarios, aumentar desocupación y pobreza, para la UIA y la Sociedad Rural Argentina cuanto mayor es el desempleo y la pobreza mucho mejor", cerró el economista.

También te puede interesar...