Niñez: El reflejo de la desidia de Weretilneck

Las delegaciones exponen la falta de gestión de Roxana Méndez.

Comentar

El gobierno provincial adolece de gestión en distintas áreas. Pero hay una que sobresale por la indolencia que propicio el Gobernador. La secretaria de Niñez o SENAF es el órgano más sensible del Ejecutivo: debe ocuparse de las niñas, niños, adolescentes y sus familias en estado de vulnerabilidad social.

En septiembre del año pasado la Legislatura aprobó por unanimidad la propuesta elevada por el Ejecutivo para modificar la Ley de Ministerios y así crear la Secretaría de Estado de Niñez, Adolescencia y Familia. “El fin era brindarle autonomía, dinamismo y carácter prioritario para garantizar el pleno ejercicio de los derechos y garantías de las niñas, niños y adolescentes rionegrinos”.

Con la jugada marketinera de la re categorización del área, que pasó a tener rango ministerial, el Gobernador pretendía ganar tiempo. A 8 meses de la creación de la secretaria afloran los problemas y demandas para Roxana Méndez la Secretaria a la que recurrió Weretilneck para esta etapa.

En los últimos días de abril los trabajadores de delegación Alto Valle Oeste de la SENAF presentaron por escrito a una serie de instituciones y estamentos del Estado, incluido el Superior Tribunal de Justicia, varias notas denunciando la falta de recursos y políticas públicas para poder intervenir con las familias vulnerables.

“Como es de público conocimiento, desde hace varios años, nuestra institución se encuentra en crisis debido al vaciamiento de recursos necesarios para poder ejecutar los programas. A pesar que esto fue reiteradamente informado a las autoridades y ante la falta de respuestas, los trabajadores hemos intentado sostener la tarea con recursos propios y solicitados a otras instituciones”, sostuvieron los profesionales en uno de los documentos presentados.

“Desde el 2017 a la actualidad la situación institucional se ha agravado, volviéndose actualmente insostenible realizar la función para la fuimos convocados. Por lo expuesto hemos decidido el cese de los programas en Cipolletti y Fernández Oro” sentenciaron los trabajadores de aquella delegación a finales de abril.

Este miércoles en Bariloche Roxana Méndez se reunió con el Consejo local de niñez. La propia funcionaria había convocado al encuentro. De la reunión participaron los trabajadores de la SENAF de la zona andina que denunciaron la falta de recursos y de interlocutores con el nivel central.

Méndez no pudo responder por ejemplo que presupuesto tiene su Secretaria. Se comunicó con Viedma pero no pudo obtener el dato concreto ante la requisitoria de los trabajadores. La información que la funcionaria de Weretilneck no pudo brindar dejó muy preocupados a los presentes.

La SENAF tiene un presupuesto de 410 millones de pesos para el año 2018 pero solo ha ejecutado 100 millones al comenzar el quinto mes del año.  Tampoco pudo contestar quien se haría cargo de la delegación Bariloche que se encuentra acéfala desde hace un buen tiempo.

Una referente de una ONG lo graficó de un modo tragicómico “parecía que estábamos ante una coordinadora de un grupo de estudios y no con una funcionaria, todos los programas están en etapa de diagnóstico y sobre el nuevo protocolo de atención para jóvenes alojados en centros de admisión manifestó que en junio recién iban a comenzar las capacitaciones, el lugar sugerido para llevarlo adelante fue descartado por los trabajadores porque lo consideraron inhabitable”.  Así trascurrió la reunión que propicio Méndez, quien pasó por Bariloche con penas y sin gloria.

También te puede interesar...