Un Archivo Histórico a la deriva

El organismo tiene más de cuatro décadas de vida sin un edificio propio.

Comentar
A pesar de que atesora documentos de hasta casi dos siglos de antigüedad el Archivo Histórico Provincial con sede en la capital rionegrina sigue sufriendo de las pésimas condiciones edilicias del depósito de la Obra Social IPROSS donde funciona de prestado desde hace unos pocos años y donde hoy literalmente todo el material se encuentra  con la única protección de plásticos colocados por los propios trabajadores del organismo.

Si bien desde el gobierno se viralizaron comunicados anunciando la refacción integral de ese inmueble los trabajadores del Archivo detallaron que en realidad los únicos trabajos proyectados consisten en refacción del techo y en la construcción de una pared para que el IPROSS recupere parte del lugar para guardar su propia documentación.

Trabajadores se ocuparon de sacar la membrana y las corroídas chapas del techo para reemplazarlas, pero los trabajos quedaron truncos por cuestiones burocráticas así que literalmente las lluvias invernales encontraron literalmente sin techo a los documentos históricos de la vida de la ciudad de Viedma y de Río Negro.

Cecilia Palma trabajadora del Archivo relató la situación en la que se encuentra el organismo que lleva más de cuatro décadas en funcionamiento sin contar con un edificio propio y que recaló en este depósito hace pocos años luego que el municipio tomara dominio sobre el histórico edificio de Calle San Martín en el que funcionaba junto al Museo Tello.

Palma refirió que paradójicamente en octubre la ciudad será sede en un encuentro nacional de historiadores de la Patagonia en el que ya hay confirmados más de 400 disertantes, muchos de los cuales por la situación en la que se encuentra el Archivo no están pudiendo tener acceso a materiales y documentos que necesitan para elaborar sus ponencias, y en idéntica situación están los organismos judiciales y los vecinos que se acercan a lugar a indagar en el material documental.

A pesar de los planteos de los trabajadores el secretario de Cultura Ariel Ávalos no concurrió al edificio a dialogar con los trabajadores sobre esta problemática, aunque delegó esa responsabilidad en Pablo Chafrat, el flamante subdirector de Patrimonio, quien además cuenta con la experiencia de haber sido el responsable del Museo de Ciencias Naturales de General Roca, por lo que está al tanto de las condiciones que debe reunir un organismo como el Archivo Histórico.

Los trabajadores pretenden que la provincia garantice al menos las condiciones mínimas de habitabilidad para trabajar y realizar sus tareas, brindando el servicio a las personas e instituciones que lo requieran, hasta tanto se pueda garantizar la mudanza del organismo a un edificio propio que tenga al menos una superficie de unos mil metros cuadrados.

También remarcaron que para proceder a la destrucción o expurgo de materiales del Archivo tal como adelantó el propio Ávalos, eso debe ser decidido por una comisión especial integrada por representantes de los distintos poderes. Hoy el Archivo no puede recibir, ni catalogar y mucho menos poner a disposición de sus usuarios grandes cantidades de documentos que se siguen almacenando en diferentes organismos.

También te puede interesar...