Raid delictivo de dos adolescentes

Comentar
Dos hechos policiales tuvieron como protagonistas a los mismos adolescentes, en hora de la tarde uno había sido demorado por efectivos políciales por portar un arma de grueso calibre y fue entregado a la SENAF, desde donde se escapó para dos horas después asaltar una agencia de quiniela en compañía de un cómplice, pero ambos fueron interceptados y aprendidos por efectivos de la Brigada Motorizada de la Policía de Río Negro.

Los hechos comenzaron poco después de las 18 cuando vecinos alertaron a la línea de emergencias 911 sobre la presencia de un hombre armado en la placita del Barrio IPPV. Hasta el lugar llegaron efectivos de la unidad 63ª que redujeron y demoraron a un adolescente de 17 que portaba un revólver 38 cargado con balas calibre 9 milímetros.

El arma fue secuestrada, mientras que el adolescente fue derivado a la SENAF para que se contenido, pero menos de una hora después se dio a la fuga y volvió a las calle.

Pasadas a las 20 dos jóvenes ingresaron a una agencia de quiniela ubicada en Alvaro Barros casi Güemes, y tras amenazar a la dueña se hicieron con parte de la recaudación y un teléfono celular, para luego darse a la fuga a la carrera.

Inmediatamente la víctima alertó al 911 dando una descripción de los asaltantes, minutos después personal de la Brigada Motorizada los interceptó mientras escapaban por el bulevar Sussini frente al edificio de la Escuela Primaria 200. La sorpresa fue amyúscula cuando se descubrió que uno de los asaltantes había sido el mismo adolescente que había si demorado dos horas antes por portar un arma de fuego.

Los investigadores además recuperaron los 1.050 pesos y el teléfono celular que los ladrones habían sustraído de la agencia de quiniela. Los dos menores quedaron a disposición de la SENAF.

También te puede interesar...