Un pitbull atacó a un vecino en la costanera

El perro tenía dueño, pero estaba suelto en la vía pública.

Comentar
Heridas de consideración sufrió un vecino que fue atacado por un perro de raza pitbull que lo abordó sorpresivamente mientras caminaba por la costanera de Viedma en cercanías del puente viejo. El ataque no fue más grave gracias a la intervención de un perro callejero que salió en defensa del hombre mordiendo al otro animal. La posterior intervención de un corredor que entrenaba en el sector permitió que la víctima fuera atendida rápidamente en Hospital Zatti.

En la Guardia se le practicaron seis puntos de sutura en el antebrazo, por lo que el hombre que se desempeña como instrumentista profesional y además trabaja en una chacra del IDEVI no podrá realizar sus tareas habituales por varios días. Además se lo sometió al tratamiento de rigor para evitar infecciones y complicaciones.

La víctima relató que el ataque fue sorpresivo y que cuando caminaba en dirección al puente ferrocarretero el pitbull, que está considerado una de las razas potencialmente peligrosa por su puerza y la potencia de sus mandíbulas, lo atacó sorpresivamente y que lo único que atinó a hacer fue interponer el brazo para evitar que le mordiera el rostro o el cuello.

El ataque se extendió por varios segundos y el animal con todas sus fuerzas trataba de tirar a la víctima al piso, pero afortunadamente la intervención de un perro callejero que atacó a mordidas al pitbull lo hizo desistir.

Al día siguiente un conocido empresario que explota un importante emprendimiento en el sector asumió la responsabilidad de lo ocurrido, reconociendo que su perro había sido el responsable del ataque y se comprometió a afrontar los gastos médicos y otros que pudieran surgir por el hecho.

La situación volvió a poner sobre el tapete el problema de los perros con dueño que circulan libremente por la calles, pero en especial el de este tipo de razas de ataque que son potencialmente mortales y que por la normativa vigente no pueden estar en la calle sin sus dueños, con collar de ahorque y bozal. 

Se estima que en Viedma se dan unos 300 casos de mordidas de perros al año y más allá de la loable intención de las protectoras de animales que trabajan con esfuerzo propio y del quirófano canino municipal que esteriliza a las hembras en operativos barriales, no parece que se esté haciendo demasiado para erradicar los perros callejeros, ni para controlar que la gente ejerza una tenencia responsable de sus animales. Por este caso puntual se presentó la denuncia policial correspondiente.

También te puede interesar...