Gastronómicos denuncian desidia del municipio

Criticaron el rol de la comuna en el manejo del complejo La Balsa.

Comentar
El Secretario General de la UTHGRA Seccional Viedma, Roberto Vargas criticó en duros términos el papel que jugó el municipio en el control de las instalaciones del complejo municipal La Balsa que fue prácticamente desmantelado por los empresarios y concesionarios salientes Silvana Sabbatella y Luis Linares.

Vargas apuntó a "la desidia que ha tenido el municipio con una establecimiento que pertenece a todos los viedmenses, un descuido total". 

Sostuvo que "parte de culpa tiene seguramente el empresario, pero más culpa tiene el municipio porque descuido totalmente el establecimiento".

El dirigente refirió que "hoy los únicos que están pagando todas esas desinteligencias que tuvo el municipio son los trabajadores, que están sin trabajo y van a estar sin trabajo hasta el mes de marzo". 

"Hoy para que el nuevo concesionario se haga cargo del establecimiento el municipio se lo tiene que entregar con luz, gas y agua. Servicios que son esenciales para llevar adelante un establecimiento de estas características y que hoy no están", señaló haciendo referencia al empresario Adalberto Indelamn quien se impuso en la última licitación relegando a otros seis competidores, entre ellos Linares y Sabbatella. 

"No se porque motivo, pero el municipio permanentemente ha estado cometiendo estos errores, poniendo seudo empresarios que lo único que le interesa es hacer dinero, que está bien que lo hagan, pero que cumplan con lo que tienen que cumplir", remarcó Vargas.  

"Acá en este municipio las concesiones, o los que concesionan realmente no cumplen absolutamente nada", manifestó.

Confirmó además que desde el sindicato se gestionaron las tramitaciones de seguros de desempleo para ocho de los antiguos trabajadores de Sal y Fuego que aspiraban a seguir con el nuevo concesionario. 

Vargas aseguró que los daños y la sustracción de los elementos del local tenían como objetivo dificultar la apertura del local con el nuevo concesionario. Y remarcó como una prueba de ello que los empresarios salientes además de desmontar completamente las instalaciones llamaron a Camuzzi para denunciar una pérdida de gas, con lo que se suma a la larga lista de cosas a poner en condiciones la el montaje de una nueva red de gas.

vargas detalló por último que tomó contacto con Indelman y que le confirmó que "va a abrir cuando las instalaciones estén en condiciones con el restaurante y la confitería".  

También te puede interesar...