Shirley González juró como jueza de Ejecución Penal

Comentar

Asumió la jueza de ejecución de la Primera Circunscripción, Shirley González. Le tomó juramento Adriana Zaratiegui, quien inició también hoy la presidencia del Superior Tribunal de Justicia.

El presidente saliente, Enrique Mansilla, y la vocal del STJ, Liliana Piccinini, estuvieron presentes en la asunción junto a magistrados, funcionarios, compañeros de trabajo y familiares.

La jueza Zaratiegui resaltó la tarea que le toca afrontar a la jueza designada: “El rol del juez de ejecución es sumamente trascendental porque tiene que ocuparse del control y seguimiento de la pena y lo que busca es la rehabilitación y resocialización”.

Instó a “no añadir más vulnerabilidad a la vulnerabilidad, que las condiciones del condenado o condenada no empeoren durante su detención, sino nos quedaríamos únicamente en el castigo. Ya en el año 1853 nuestros constituyentes establecieron cual era el objetivo de las cárceles”.

“Esa es la tarea que va a tener usted, doctora Shirley González, desde el minuto cero en que la sentencia adquiera firmeza. Trabajar no sólo para la persona que va a sufrir el encierro, sino para la sociedad. Para que reincorporemos una persona en condiciones de reinsertarse en la sociedad, articular con los otros poderes y la comunidad misma, que tanto nos pide que encerremos a las personas, para que también las sepa recibir y darle las herramientas. Todos sabemos lo difícil que es para una persona conseguir trabajo”, argumentó.

Luego, destacó las aptitudes personales de la flamante jueza: “para eso se preparó desde siempre, desde antes de ingresar al Poder Judicial y luego ya ha aquí como secretaria y ahora llegando al cargo de jueza de ejecución que se ha ganado pura y exclusivamente por sus méritos”, resaltó la presidenta del STJ.

También te puede interesar...