Violento robo a un taxista en Viedma

Fue anoche. Los compañeros lo ayudaron a recomponerse.

Comentar
Un taxista de Viedma sufrió un violento robo anoche y debió ser asistido por sus compañeros para que pudiera recuperarse del mal momento.

Según el testimonio de uno de ellos, la víctima del asalto tenía colocado un cuello de tela polar pero aún así quedó "marcado" con dos puntazos, producto de la agresión con un elemento punzante.

Tras la agresión, los trabajadores buscaron ayuda de la policía y llegaron a un puesto de control en la calle. 

Según relatan, los efectivos dormían en el control. "Hay que entender. El frío estas noches es mucho y hay que buscar formas de protección para ellos también", indicó uno de los taxistas y aclaró que "yo los he visto parados, 3 o 4 de la mañana, controlando con todo el frío".

También te puede interesar...