UNRN: aseguran poder controlar calidad y elaboración de cannabis medicinal

La Casa de Altos Estudios afirma que tiene capacidad técnica para elaborar protocolos en ese sentido.

Comentar
La Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) se involucra en el debate por el autocultivo del cannabis medicinal, asegurando que, entre los proyectos de investigación que llevan adelante, figura la elaboración de protocolos de control y elaboración de este producto. Además, afirman que poseen las capacidades técnicas suficientes para garantizar que el material obtenido posea la dosis recomendada por el médico para su uso farmacológico.

Esta posibilidad fue dada a conocer en el marco de la solicitud que realizaron la semana pasada los familiares de un niño rionegrino, con síndrome de Tourette, para que la Justicia Federal nuevamente los autorice al autocultivo de cannabis para uso medicinal, luego de vencerse los plazos impuestos por la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca que revocó el permiso otorgado por la Jueza Mirta Filipuzi.

Participó de esa presentación familiar, el Dr. Daniel A. Barrio, secretario de Investigación de la Sede Atlántica de la UNRN.

“La Universidad tiene hoy capacidades técnicas tanto para realizar el control de calidad de los aceites, como para asesorar respecto a la obtención de los mismos y producir bajo normas agronómicas plantas que aseguren la estricta calidad de la materia prima que se utiliza para la obtención de los principios activos presentes en el cannabis”, señaló Barrio.
En ese sentido, resaltó que “un equipo de investigadores de la UNRN está actualmente elaborando protocolos de cultivo de cannabis, elaboración y control de calidad de los aceites, para garantizar que los productos obtenidos posean la dosis recomendada por el médico para el uso farmacológico del cannabis”.

“Es altamente probable que podamos tener finalizados estos protocolos en el término de tres meses. Y en un plazo menor ya podremos realizar el análisis de los activos en nuestros propios laboratorios, ya instalados en diferentes sitios de la provincia”, comentó Daniel Barrio. “Hoy son varias las instituciones universitarias que proveen este tipo de servicios en el país”, agregó.

“La finalidad de la intervención de la Universidad es brindar a la comunidad seguridad y rigurosidad científica en cuanto al buen uso del cannabis medicinal. No cualquier aceite obtenido de manera artesanal se ajusta a las normas de buenas prácticas de elaboración que garantice una dosis uniforme y conocida de los componentes activos (THC y CBD, entre otros) que son los que producen los efectos beneficiosos sobre la salud humana”.

La marihuana medicinal se utiliza para tratar epilepsias refractarias, síndrome de Tourette, dolor crónico, espasticidad debido a esclerosis múltiple o paraplejía, entre otros.

También te puede interesar...