Complicaciones con nuevo sistema de IPROSS para cobertura en farmacias

Afiliados, farmacéuticos y delegaciones vivieron una primera jornada agitada con las fallas que presenta el nuevo régimen de acceso a medicamentos.

Comentar

La puesta en marcha ayer del nuevo programa de cobertura de medicamentos de la obra social IPROSS, mostró las primeras falencias producto de una puesta en marcha, quizás, demasiado apresurada. A la vista quedaron mecanismos poco aceitados, preguntas sin respuesta para los afiliados, rechazo de recetas, faltantes de opciones en las farmacias y médicos prescribiendo genéricos que ya no están en el vademécum.

Si bien se trató del primer día de funcionamiento del  sistema, la inexplicable premura de las autoridades del Instituto por poner en marcha el régimen sólo encuentra explicación en las cuentas desfinanciadas de la obra social. No se entiende si no, la cantidad de situaciones complejas que permitieron que vivan los usuarios, más allá de las que se podían prever como normales ante cualquier cambio. Recordemos que esta modalidad permitirá contener gastos al IPROSS.

En la práctica, a pesar del optimismo de las autoridades, las Delegaciones  se vieron colmadas, más de lo habitual, ya que los afiliados llegaban con recetas rechazadas o queriendo empadronarse como “crónicos o especiales”.

Las farmacias tuvieron que rechazar muchas prescripciones, dado que varios médicos indicaron a sus pacientes productos que ahora no tienen cobertura en el vademécum actualizado. Por otro lado, algunos medicamentos que poseen drogas combinadas no figuran así dentro del listado autorizado oficialmente, por lo tanto los afiliados se vieron obligados a ver nuevamente al profesional para que le cambien las recetas.

Ante tantas complicaciones, hubo gente que optó por abonar el medicamento sin el descuento por la obra social y solucionar así la urgencia del momento.

Quienes además no pueden obviar el paso por las delegaciones, y entre ayer y hoy perdieron más de una hora en trámites, son los afiliados categorizados como “crónicos”, para los cuales IPROSS dispuso un empadronamiento obligatorio a fin de tener un listado propio y no seguir manejándose con el antiguo que confeccionaban las farmacias. 

También te puede interesar...