Fallo judicial ordena indemnización por daño moral a trabajadoras

La Cámara Laboral aplicó la perspectiva de género

Comentar
Un fallo de la Cámara Laboral Primera ordena a la empresa hotelera "Panatel S.A" a respetar el derecho de preferencia de un grupo de trabajadoras gastronómicas, para cubrir puestos extras y/o eventuales, cuando la situación laboral así lo requiera, en el marco del cumplimiento de un acuerdo homologado entre las partes en el año 2014. 

La sentencia de los jueces Marina Venerandi, Juan Lagomarsino y Rubén Marigo, recoge y aplica la perspectiva de género toda vez que ha existido discriminación y ordena, en lo sustancial, respetar el derecho de preferencia de las trabajadoras a ser convocadas para cubrir puestos que en el futuro quedaren vacantes y/o se creen por parte de la empresa en la categoría de mucamas o superior, bajo la modalidad de "prestación continua" de acuerdo con la antigüedad que cada una de ellas registre.

De esta manera, dieciseis trabajadoras gastronómicas deberán ser indemnizadas por el daño moral ocasionado, con los intereses correspondientes. 

El fallo ha consignado que "la conducta discriminatoria por parte de la empleadora demandada las ha excluido de la posibilidad de acceder a una modalidad contractual mas beneficiosa, basada en conceptos relacionados con un deficiente desempeño de sus tareas que no fue demostrado". 

Asimismo se ha dicho que "tratándose de trabajadoras mujeres y constatada la conducta discriminatoria, corresponde aplicar obligatoriamente las convenciones y leyes específicas de protección y juzgar el caso con la perspectiva de género. Ello atento la desigualdad estructural en la que se encuentran insertas las mujeres trabajadoras, tanto en el acceso al empleo, como a su permanencia y su posibilidad de desarrollo en el mismo, siendo no sólo sujetos de especial tutela como trabajadoras, sino también como mujeres. En la demanda los representantes legales de las mujeres señalaron, que, en la modalidad de contratación indicada, sólo fueron convocadas a trabajar los períodos mínimos garantizados en cada uno de los ciclos, y que desde el año 2012 la empleadora no respeta su antigüedad en el empleo para ser llamadas a trabajar cuando se produce anticipo, extensión de temporada, o convocatoria a realizar extras y/o eventuales quitándoles así, su oportunidad de trabajar".

También te puede interesar...