Empresa deberá pagar indemnización agravada por despedir a trabajadora embarazada

Comentar
La Cámara Laboral de Cipolletti dictó el primer fallo con perspectiva de género que contempló la situación de una trabajadora despedida durante su embarazo. Ella se desempeñaba como cajera en un comercio y la firma empleadora alegó un faltante de dinero pero no probó la responsabilidad de la mujer. Rescindieron su contrato cuatro días después de informar que cursaba el quinto mes de gestación.

La sentencia consideró que la trabajadora había notificado su situación de embarazo, a pesar de que el certificado médico tiene fecha posterior al despido. Los jueces consideraron que existen antecedentes jurisprudenciales que han considerado insuficiente la sola notificación del embarazo sino se acompaña el certificado médico con la indicación e la fecha probable de parto. De todas formas el fallo contiene un párrafo en el que se consigna que el análisis de este caso “debe efectuarse con especial atención a la Perspectiva de Género que exige reconocer especial tutela a la mujer durante el embarazo”.

En el análisis particular los magistrados advirtieron que el despido de la trabajadora fue inmediata consecuencia de la notificación del embarazo, puesto que esa situación se comunicó por telegrama el 16 de septiembre de 2016 y el despido se comunicó cuatro días después, es decir el 20 de septiembre “sin que se diera siquiera tiempo a la trabajadora de acompañar la Certificación Médica correspondiente, lo cual –en aras de la debida buena fe- no resulta suficiente a mi criterio para desconocer la efectiva tutela le correspondía a los fines de la estabilidad en el empleo, más aún cuando de la prueba testimonial colectada ha quedado acreditado que incluso antes de la notificación telegráfica, la situación de embarazo ya era conocida en el ámbito laboral no solo por sus compañeros sino también por la parte empleadora”, se afirma.

Respecto de la causa que invocó la firma empleadora, la faltante de dinero en una de las cajas del comercio, los magistrados sostuvieron que no se ha acreditado la configuración material de la injuria y menos la autoría personal de la trabajadora “siendo claro e insoslayable que dicha insuficiencia probatoria juega fatalmente en contra de los intereses de la accionada, atento ser claro que en el caso particular incumbía a la demandada haber acreditado debidamente los extremos fácticos que justifiquen suficiente y acabadamente la decisión resolutoria que adoptara con invocación de causa”.

Los magistrados al admitir que el despido fue por la situación de embarazo aplicaron la indemnización agravada que prevé la Ley de Contrato de Trabajo para proteger a la mujer. Ese ítem contempla el pago de 13 sueldos, además de los otros rubros reclamados. La suma total es de 334.812,07 pesos más intereses.

También te puede interesar...