La planta de transferencia y separación ya está lista para funcionar

Comentar

La planta de transferencia y separación que se construyó en el marco del programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos y Urbanos (GIRSU) ya está en condiciones de ponerse en marcha. Sólo resta que el consorcio, que está integrado por representantes delos municipios de Viedma, Patagones y la Comisión de Fomento de San Javier, dispongan la puesta en funcionamiento. 

Esta mañana, las autoridades de las tres localidades realizaron una visita por la planta que está ubicada sobre la calle 30, a unos 3 kilómetros del barrio 30 de Marzo, y conocieron las características de la obra que demandó una inversión de 130 millones de pesos y permitirá el tratamiento de los residuos domiciliarios de Viedma, Carmen de Patagones y San Javier. 

En la oportunidad, el Secretario de Planificación y Ordenamiento Territorial de la Municipalidad de Viedma, Mario Castro, fue el encargado de realizar la visita guiada por todo el complejo. 

Participaron también integrantes de la Cooperativa de Trabajadores por una Nueva Vida (COTRANVI), quienes esperan poder llevar adelante el trabajo de reciclado en la planta cuando se ponga en funcionamiento. 

Castro destacó que, por el monto de inversión y el cambio en la lógica del tratamiento de la basura, se trata de la obra más importante de la gestión del fallecido intendente José Luis Foulkes, quien hace más de cuatro años inició las gestiones para poder llevarla  acabo. 

"Queríamos mostrarle la planta porque este fue, sin dudas, uno de los proyectos más importante de José Luis -Foulkes-, que más trascendencia le dio, seguramente en monto económico la obra más importante de su gestión, un compromiso que había tomado al principio de la gestión y que hoy se está cumpliendo. Por eso es importante, porque para nosotros es cumplir con el compromiso asumido", resaltó Castro.

La planta de separación permitirá que todos los residuos separados previamente por los vecinos en los puntos de reciclado, en las campañas amarillas y en los dispositivos que se fijen para tal fin, ingresen a dicha planta para ser separados según su clasificación. Para ello, la planta dispone de una cinta transportadora, y se requerirá de recurso humano para la separación manual. El residuo reciclado podrá prensarse y embalarse para su reutilización.

Por su parte, la planta de transferencia, consiste en una playa de estacionamiento construida en altura, para que los camiones recolectores provenientes de las tres jurisdicciones que compone el sistema, vuelquen en una batea de gran dimensión y capacidad los residuos no separados, provenientes de las recorridas diarias por los domicilios. De allí, la batea se trasladará hasta el relleno sanitario, reduciendo notablemente los costos de flete y traslado.


También te puede interesar...