Inició ayer una huelga de hambre frente a su obra social

Un hombre debe ser operado y exige respuestas

Comentar

Carlos Gastiarena es un afiliado a la obra social de los efectivos del Servicio Penitenciario Nacional y ayer inició una huelga de hambre afuera de las oficinas de esa entidad en Viedma, ubicada en la transitada esquina de Álvaro Barros y Zatti.

Gastiarena padece una enfermedad que requiere no solo de mucha atención sino también de una intervención quirúrgica de corazón próxima que debe incluir la colocación de un aparato que la obra social considera costoso y, según el afiliado, no le quiere comprar “pero yo soy afiliado y merezco que se me reconozca la cobertura”, dijo.

El afiliado, un adulto mayor, ya había realizado una queja similar el mes pasado junto a su esposa, Marta Velázquez, quien en esa oportunidad llegó a encadenarse para reclamar por su marido.

En ese momento habían iniciado conversaciones con la obra social y cuya respuesta parecía haber conformado a la pareja, pero ahora parece que todo volvió a complicarse y Gastiarena tomó la decisión ayer a la mañana no solo de instalarse frente a la oficina y no moverse hasta que le den una respuesta, sino que además inició una huelga de hambre.

 

También te puede interesar...