Cévoli se refirió a las distintas caras de la violencia de género en el aislamiento

Comentar
La presidenta del Concejo Deliberante, Maricel Cévoli, licenciada en Psicología y de basta experiencia y recorridos acreditados en el campo de la salud pública y privada, alerta sobre las posibles situaciones de violencia de género que se pueden dar en el marco del aislamiento. 

En este marco, alentó a la denuncia en un marco del cuidado personal y comunitario. 

“Si sufrís alguna de estas situaciones no dudes en denunciarlas. El Estado te brinda ayuda y si los vecinos o vecinas escuchan que alguna de nosotras somos víctimas de violencia -o que algún niño o niña lo es también-, por favor, acuérdense de que hay quienes están dispuestos las 24 horas a ayudar y asistir”, exhortó la concejala.

La violencia puede materializarse de varias formas: de manera verbal, psicológica, a través del destrato y los micromachismos, maniobras sutiles e imperceptibles de ejercicio de dominio masculino sobre las mujeres y los demás. “Durante el aislamiento social y preventivo, se agravan las situaciones de violencia. La persona que convive con el agresor, o aquel que ejerce cualquier tipo de dominio, ve potenciada esta realidad que muchas veces está invisibilizada”, explicó Cévoli.

En cuanto a la asistencia, Cévoli destacó la campaña nacional “Barbijo rojo”, a la que Río Negro adhirió. La iniciativa consiste en que quienes atraviesen este tipo de situaciones podrán dirigirse a una farmacia y pedir un barbijo rojo. El farmacéutico o farmacéutica, preparado para este protocolo, dirá que no tiene el producto y pedirá los datos de la persona, para “notificarle cuando llegue”. Con esa excusa, se comunicará al 911 y denunciará la situación. “Se trata de una señal para que podamos ayudarte”, completó la titular del cuerpo legislativo municipal.

Además, recordó los números de asistencia a los que las personas pueden llamar para pedir asesoramiento, contención o denunciar: en la Provincia, al 911 o al teléfono 483700, del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria.

Para muchos, la cuarentena significa “quedarnos en casa”, pero para aquellos que padecen situaciones de violencia “es contexto de encierro, y es mucho más probable que, en estas circunstancias, lo que era una cuestión cotidiana que empezaba con una expresión verbal, pase a representar violencia psicológica y, finalmente, violencia física”, remarcó Cévoli.

Más adelante, se refirió a la violencia contra las infancias, al remarcar que "muchas veces sufren directa o indirectamente”. Mientras agregó que “en un proceso de cambio positivo en lo que respecta a la educación de niños y niñas, hoy entendemos que el diálogo es mucho más constructivo que el destrato”.

La especialista destacó que “producto del aislamiento, hemos construido una ganancia colectiva: fomentar la asistencia del diálogo entre los integrantes de una familia; ésa es la parte llena del vaso. En muchos casos, los chicos y chicas en sus casas tienen un vínculo más directo y cercano. La otra mitad es la que lamentablemente nos preocupa y ocupa”.

También te puede interesar...