Familiares de Víctimas del Terrorismo de Estado repudió la violencia en Cuesta del Ternero

Exigió al Estado provincial "una actitud de diálogo"

Comentar

La Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado de Río Negro expresó su “repudio frente a los hechos de violencia ocurridos en la Región Andina de nuestra provincia”, al tiempo que consideró que “los últimos acontecimientos en Cuesta de Ternero y en El Bolsón, son la expresión de una problemática de lejana existencia en nuestro país nunca saldada”.

“La negación de los derechos de los pueblos originarios, el estigma con el que amplios sectores de la sociedad los señalan, el odio y la persecución promovidos desde algunos medios de comunicación y los sectores del poder con intereses mezquinos sobre la tierra, son parte del escenario que va instalando la representación social del enemigo interno”, dijo la entidad.

Asimismo, señaló que “el Estado provincial en vez de promover instancias concretas de mediación y diálogo, por el contrario, ha concesionado, regalado o vendido territorios en disputa; ha apoyado y fomentado encuentros como el de Consenso Bariloche; y ha utilizado las fuerzas de seguridad para generar un clima de tensión que, inevitablemente, deriva en la represión de los reclamos, o bien, en la garantía del camino libre para la actuación delictiva de los matones de los poderosos”.

“Nos preocupa profundamente y repudiamos la actitud del intendente de JSRN, Bruno Pogliano, quien avaló y arengó a vecinos de la localidad de El Bolsón para que, por mano propia, reprimieran las protestas de quienes reclamaban justicia por el asesinato del joven Elías Garay”, dijo la Asociación.

Agregó que “nos preocupa que una parte de nuestras comunidades se haga eco de estos discursos represivos, discriminadores, y en nombre de una ‘tierra propia’ -muchas de ellas ilegítimamente privadas-, promuevan la violencia”.

También exigió “al Estado provincial que asuma una actitud de diálogo frente al conflicto por el territorio y que ni la violencia real ni la simbólica sean parte de lo que alimente a nuestros pueblos en el marco de la democracia. Somos muchas las organizaciones sociales, culturales, educativas, políticas, que estamos reclamando cambios en las políticas públicas referidas a los territorios y la concentración de la tierra, no sólo ante los reclamos de las comunidades mapuches, sino también en su distribución en el ámbito urbano”.

También te puede interesar...